PRCC Proyecto de Restauración Crítica y Constructiva

PRCC_01 Criterios: Levantamiento Sobrepuesto. PRCC_03 Proyecto de Conservación y Restauración.
PRCC_02 Nuevos Usos. PRCC_04 Desarrollo Constructivo, Estructural e Instalaciones.

En lo que podíamos denominar tratadística de la restauración, destacan una serie de actuaciones y de pseudo-teorías adheridas a la cultura arquitectónica de la conservación, de las cuales algunas han adquirido mayor protagonismo, junto a la línea crítica  y brandiana y a sus desarrollos critico-conservativos, las otras dos que hoy gozan de mayor autoridad; aquella que hemos definido manutentiva-repristinatoria y aquélla puro-conservativa. Visiones opuestas, incluso si parten de un mismo interés inicial, pero no por esto simétricas o equipolentes, como no pueden serlo los contrapuestos problemas de la “remoción de los añadidos” y de las “reintegraciones de las lagunas”; Incluso si se trata de un caso de “quitar” material y en el otro de “añadirlo”,  no se tiene la certeza de que hacer con problemas iguales y contrarios,  consecuentemente con actuaciones de diferente grado de riesgo; modesto en el segundo caso, que prevee operaciones de añadido, por su naturaleza reversible, elevadísimo en el primero porque, como advierte Brandi, la remoción no testifica para ver si, una vez realizada, casi nunca es reversible.Si la pura conservación puede suscitar dudas y reservas sobre el plano teórico, sobre aquel practico no, porque naturalmente es respetuosa de la preexistencias; la otra línea  a la vez, por los éxitos operativos que deja entrever, suscita aprensión. Requiere, por consiguiente, ser estudiada con la máxima atención, y rigurosidad para evitar confusiones cuando no falsificaciones. En efecto, una vez emprendido el camino del repristino  y perdido cuanto emerge en superficie se estará perdido, en la restauración, la mayoría de las veces; no basta en restauración con tener una copia más o menos fiel.El ensayo de R. De Fusco sobre restauración y hermenéutica,  incide en la estrecha relación entre restauración e historiografía arquitectónica, como “disciplina fundada sobre la interpretación”, para traducirse sin embargo, con motivo de la peculiar naturaleza del restauro mismo, en “operaciones factibles, en modificaciones del objeto a interpretar”. Donde se reclaman los cánones de la hermenéutica, como “teoría de la interpretación”, y se desarrolla el razonamiento en torno a la sutil dialéctica de “objetividad” del texto y “subjetividad” de la interpretación, con amplios reclamos al estructuralismo.Restaurar “con el método hermeneutico[1]” implica un largo proceso de comprensión (del antiguo arquitecto-autor, de la historicidad de su tiempo, de la fabrica en sí, de su proceso de estratificación, de la historicidad de nuestro tiempo, del papel y del los cometidos del moderno arquitecto-interprete-restaurador) y la conciencia que cada intervención, incluso la mas “fiel…ya comporta una alteración, una degradación del grado de autenticidad” del original (problema sobre el cual “está bien no ser tan rigurosos” para no car “en la ortodoxia ruskiniana y en la imposibilidad misma de razonar sobre el argumento de la restauración”). De aquí la adhesión a un concepto de “autenticidad “relativa”” por el que el arquitecto-interprete-restaurador no podrá más que actuar e intervenir en base a su propia “experiencia vivida” y a sus “ejercicios existenciales” [2].Lo que confirma la complejidad de las relaciones que nos ligan al pasado y a los valores de que ese pasado es, a menudo imprevisiblemente, portador, no solo en clave histórica o documental sino también propiamente estética.
La restauración arquitectónica hoy es resultado de un cometido teórico-práctico resultado de nuestras experiencias y aquellas de las generaciones precedentes, sin menospreciar todas aquellas útiles aportaciones y sin crear artificiosas contraposiciones. Se trata  de emplearse a fondo para activar una seria voluntad conservativa, y de estructura y de imagen; además como escribe Tilman Breuer[2] la misma antítesis de “conservación y restauración esta hoy obsoleta. No es cierto… porque la cantidad de destrucciones nos constriñe a unirlas, ya sea porque ahora hemos comprendido simplemente que incluso en el ámbito material no es posible obtener resultados conservativos sin las intervenciones de restauración” .El camino que hemos tomado reafirma esta posición, en lo que hemos definido como restauración critica-conservativa: atenta en primer lugar a los problemas “conservativos”, por la conciencia del conocido y ampliado concepto de documento, pero “critica” por la apertura antidogmática a la entera gama de problemas que la restauración suscita, incluyendo aquellos de reintegración de las lagunas y sobretodo de remoción de los añadidos.


[1] La hermenéutica (del griego [hermeneutiké tejne], ‘arte de explicar, traducir o interpretar’) es el arte o teoría de interpretar textos, especialmente las escrituras sagradas y los textos filosóficos y artísticos."Consistencia hermenéutica" se refiere al análisis de textos para lograr una explicación coherente de estos. Hermenéutica, en filosofía, se refiere principalmente a la teoría del conocimiento iniciada por Martin Heidegger y desarrollada por Hans-Georg Gadamer en su libro Verdad y método. A veces, también, se refiere a las teorías de Paul Ricoeur.[2]  T. Breuer,, Il monumento storico” oggi: questioni teoriche e scientifiche, in “Restauro-citta”, III,(1987), 8-9, p. 15.época attuale).